Busquemos tocar el corazón de Dios, no sólo lo busquemos mirando sus bendiciones.