La vida espiritual fuerte se da como resultado de conversaciones profundas y sinceras. De esas que solo se dan en el contexto del discipulado, esa relación de vida entre creyentes que comparten la vida y la fe. Allí se pueden dar esas “confrontaciones” de amor que exponen nuestras debilidades para que sean sanadas en el poder del amor de Dios.